La columna vertebral de Ibarburu

P. Salvemos la Hacienda Ibarburu

Al igual que la columna vertebral es esa estructura neuro-oseo-muscular que sostiene las «partes más importantes» de nuestros cuerpos, en los edificios son el sostén de su estructura.

Lo primero que expoliaron en 2017, cuando llegó el abandono total de la Hacienda, fueron sus columnas (que a su vez ya habían sido expoliadas, siglos atrás, de yacimientos como Itálica y Marchena). Metieron tractores, coches 4×4, camiones… y tiraron. Fue así como hicieron que se derrumbase el lavadero y la logia (galería columnada).

Esta es la única columna que no pudieron llevarse, y no por falta de ganas: saben que sostiene lo poco que queda de la zona noble y, de retirarla, automáticamente caerían los 3 pisos encima de quien estuviese debajo.

«Afortunadamente» está en pleno centro de la estructura, y es lo que repele a los expoliadores.

Es sorprendente cómo un elemento, a simple vista, pequeño, sostiene tantos miles de kilos de madera, yeso y adobe.

¡Salvemos la Hacienda Ibarburu!